Crowne Plaza

Crowne Plaza

Juana Magui Sosa Estilista

Juana Magui Sosa Estilista

Grabo Estilo

Grabo Estilo

sábado, 30 de julio de 2011

¡Caminemos!… las huellas de la Jibijoa

Edición especial: Año Internacional de los Bosques
“Bosques a la dominicana”
2 de 2



Cual si fuera la estrofa de una canción, me hago eco de esta frase para invitarles al Sendero de la Jibijoa, el cual desde las alturas de un bosque nublado muy húmedo del sur honra al investigador Eugenio de Jesús Marcano, quien visitaba Cachote para estudiar esta singular especie de hormiga y compartir con los agricultores su importancia biológica para el país.


Por María Mercedes
Fotos José Bueno


Cachote, Barahona. Este reportaje turístico, que es la continuación de Cachote… ¡Amor a primera vista!, tiene el valor agregado de que nos permite seguir viendo la creación de Dios, materializada en un lugar donde se respira aire fresco y una inmensa pasión por la conservación de nuestros recursos naturales.


Este preámbulo tiene un objetivo motivacional: Durante su estancia en esta comunidad, una aventura ecológica que debe encabezar su agenda es el paseo por el sendero interpretativo “La Jibijoa”, el cual enlaza esta comunidad con el centro de visitantes Canto del Jilguero, construido en la cima de esta montaña, a unos 1200 msnm.
Aceptada la invitación, antes de que este grupo expedicionario caminara las huellas de la jibijoa, Martiano Moreta, representante de la Microempresa Ecoturística de Cachote; explicó que el nombre del sendero lo escogió la comunidad para honrar a la Atta insularis, bibijagua (Jibijoa), única hormiga dominicana que hace su casa o nido en la copa de los árboles.
Precisó que para seguridad de sus visitantes esta senda establecida en la reserva ecológica Padre Miguel Fuerte está muy bien delimitada, con un suelo que tiene un nivel de dificultad de media a baja; lo que garantiza un agradable paseo rodeado de la exuberante vegetación que allá converge. Por supuesto, con neblina incluida.


No obstante, es importante que vaya con un calzado como el tenis que afianza su pisada; -pues eventualmente- en algunas partes del trayecto tendrá que hacer una cadena de manos agarradas para impedir un resbalón o una caída… Que si llega a pasar, sin duda, formará parte de los recuerdos de esta aventura.
Moreta afirmó que la riqueza natural de Cachote no tiene igual, por lo que está considerado como uno de los hotspot o lugares con mayor presencia de biodiversidad en la región del Caribe.
Y es que con la conservación de este hábitat, desde hace más de una década en República Dominicana apoyamos el sentir de la celebración de este Año Internacional de los Bosques, cuyo principal objetivo es que nos unamos en una sola voz, -que multiplique el mensaje-; de que por los beneficios económicos, socioculturales y ambientales que proporcionan, los bosques forman parte importante del desarrollo sostenible e integral del planeta.


Conocer este programa de gestión ambiental, comunitario y productivo implementado por la Microempresa Ecoturística de Cachote, cuyos resultados alcanzados lo perfila como un modelo de turismo sostenible para el país y el mundo; me dio luz para mencionar la cita de Jan McAlpine, director de la Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques, que dice: “El Año Internacional de los Bosques 2011 ofrece una plataforma incomparable para crear conciencia de cuestiones como el nexo entre el agua, los suelos y los bosques, que repercute directamente en la calidad de la vida población, en sus medios de subsistencia y en su seguridad alimentaria".
Paso a paso… hicimos camino al andar
Con la emoción a pura flor de piel, las mujeres y los hombres que protagonizamos esta caminata ecoturística nos adentramos a un bosque, en el que aún quedan huellas de las investigaciones científicas realizadas por el profesor Eugenio de Jesús Marcano, quien siempre mostró a sus estudiantes su inquietud por la preservación de los ríos, bosques, es decir, de los recursos naturales de nuestra media isla.
Por eso, esta visita –que tanto puede ser turística, científica, ecológica, como de aventura-, ofrece la oportunidad de conocer lugares recónditos, en los que se observan la flora y la fauna más exótica de esta templada zona de Barahona, la Perla del Sur.


Aunque no es imprescindible, les recomendamos llevar binoculares para que vea más de cerca los inusuales detalles que se aprecian en los árboles de este sendero, los cuales están debidamente identificados.
En este recorrido de aproximadamente una hora, los guías van explicando los tipos de árboles endémicos que en la cima del cielo han echado sus firmes raíces. La idea es que usted, sus amigos y amigas se sientan especialistas inmersos en un mundo natural que anhelan seguir descubriendo.
Algunos de los arbustos que amigablemente comparten su espacio en este parque son: el diente de tigre, la bija cimarrona, la cual echa una semilla que en la época de su florecimiento es alimento para las aves.
Unos pasos más adelante, la madre naturaleza nos regala el moco de palma, la pringamoza, el aguacatillo, especie de laurel; que debe el nombre a que su fruto es parecido al aguacate; así como la borraja que se usa en té para el sarampión, y que se come como lechuga.
Vimos la cabirma, uno de los árboles maderables de mayor importancia de la zona. Un dato interesante es que gran parte de la estancia y/o Proyecto Ecológico Cachote fue construida con su madera muy parecida a la caoba.


En esta bendecida reserva, también se conserva una especie de pino; que fue plantada en los años 1998-1999, cuando el Plan Nacional Quisqueya Verde tuvo incidencia en la zona.
Mientras más adentro estamos de esta vereda que simula un largo túnel, resulta impresionante ver como los musgos forman una especie de alfombra que impide que la lluvia caiga directamente al suelo, evitando su erosión; permitiendo a la vez que nazcan los exóticos helechos machos o katey, que se diferencian de los demás porque registran un mayor crecimiento.
Luego de conocer la diversidad biológica de este sendero, al momento de escribir este reportaje me surgió la pregunta: ¿En cuál de estos árboles hacen sus nidos las jibijoas? La respuesta nos la ofreció Martiano Moreta por la vía telefónica, diciéndonos lo siguiente: “Esta hormiga es tan única que no tiene uno preferido, sino que está presente en todos los árboles”.
Milésima de segundos después de haber terminado este fascinante recorrido, se escuchó un suspiro colectivo: ¡Uaoh! ¡Oh Dios, esto es el paraíso!... Sí. Es Cachote, aldea donde unas 30 familias viven rodeadas de estas robustas montañas, que por la espesa neblina que las envuelve no siempre logran visualizar en un 100% su impresionante color esperanza.
Con esta contagiosa alegría, paso a paso hicimos camino al andar en este sendero ecológico, que por su ubicación; la mayor parte del año está cubierto de una densa masa de aire húmedo, que le da ese toque de ensueño y diversión a esta quijotesca experiencia.
Esta real alucinación, hace que el corazón abrigue la sensación de no estar en un país de clima tropical, algo que muchas dominicanas y dominicanos no saben que existe, pero que es nuestro; y merece ser conocido, visitado y preservado.
Aún hay más… Quienes desean prolongar este compartir con la naturaleza pueden optar por visitar la cuenca del río Nizaíto, uno de los más importantes del Bahoruco Oriental; el cual junto al río Cortico, suplen del preciado líquido a un canal que riega unas 75,000 tareas en los municipios de Enriquillo y Oviedo. La excursión se hace en camionetas 4x4, motocicletas o en burro.


Como pueden percibir, en esta comunidad, cuyos habitantes se han empoderado de su desarrollo sostenible; cada segundo que transcurre es muy especial. Todo resulta interesante, educativo, inolvidable, memorable…
Así ha de seguir siendo, pues Cachote cultiva sus campos con amor, con visión de prosperidad y sostenibilidad. Por eso, finalizo esta crónica con la confianza de que cuando usted la lea, no dude en regalarle a sus sentidos el gozo de pasear por este bosque, -que estoy segura-, fue creado con el pincel divino de las manos de Dios, pues empapa la tierra, la fecunda para darle semilla a quienes la siembran y frutos que les alimenta.
¡Camine, visítelo!…
Para llegar al Sendero
Les reitero que para vivir esta aventura turística deben programar su visita con tiempo. Acceda a la página electrónica: http://www.paraisord.com/. También, escríbale a Martiano Morena a su dirección maltiano@yahoo.com, a ecoturismocomunitariocachote@yahoo.com o llamarlo a su celular 809 524-6609.

No hay comentarios:

Publicar un comentario